• Conceptos básicos para valorar estrabismo en la infancia

         CONCEPTOS BÁSICOS


          Estrabismo. Es la  deficiente alineación ocular de manera que la imagen proyectada en la fóvea es diferente en cada uno de los ojos. El ojo alineado con el objeto que se está mirando es el fijador, y el que no, es el desviado. Si se comportan indistintamente como fijador un ojo u otro hablamos de estrabismo alternante. Si no hay alternancia nos referiremos al ojo fijador como dominante pero siempre  debe considerarse como una  patología  binocular.
      
         Fusión motora. Son los mecanismos existentes a nivel encefálico que determinan la capacidad de compensar un estrabismo debido a las fuerzas que actúan sobre la posición del globo ocular, tanto fuerzas pasivas de los músculos extraoculares y tejidos orbitarios, como  las fuerzas musculares activas que se puedan ejercer.  La cantidad de desviación que se es capaz de compensar es lo que llamamos amplitud de fusión. La amplitud de fusión  es mayor en desviaciones divergentes que en convergentes. La amplitud  de fusión vertical  es muy limitada si bien esta aumentada en algunos pacientes con paresia  congénita del IV par. 
    La capacidad de fusión  esta disminuida  en situaciones de  depresión SNC, fiebre o fatiga.


          Foria. Habitualmente el paciente no presenta desviación ocular, gracias a los mecanismos fusionales, pero existe una desviación latente que se puede manifestar en determinadas circunstancias que alteran el funcionamiento de esos mecanismos, como es la oclusión monocular. Es frecuente la  presencia  de forias de pequeño ángulo que no generan clínica, que no se consideran patológicas.  Las forias pasan a ser  patológicas cuando son sintomáticas, bien por la presencia  de periodos de desviación ocular (es decir cuando existe tropia intermitente) o por síntomas de cansancio o incomodidad ocular en relación al esfuerzo por mantener la fusión.
    Cuando una foria se transforma en tropia habitual, decimos que se ha descompensado.


         Tropia. Es la desviación que se  manifiesta. Puede ser constante, o intermitente.


          Comitancia. Es la propiedad que tienen los estrabismos en los que el ángulo desviación es similar  en todas las posiciones de la mirada.  Debe entenderse como un concepto más cualitativo que cuantitativo pues estrictamente, todos los estrabismos son incomitantes en mayor o menor medida.


          Síndromes alfabéticos. Se habla de síndromes alfabéticos  cuando magnitud de la desviación es diferente en supraversión, posición primaria y/o infraversión, es decir cuando existe una incomitancia en el plano vertical.  La trayectoria  de los globos oculares “dibuja” una letra  al pasar de supra a infraversión. Frecuentemente  están originadas por hiperfunción de músculos oblicuos.
      

    sd_alfabetico.jpg


         


     


     


     


     


         Hiperfunciones de músculos oblicuos. Aparecen con frecuencia variable según el tipo de estrabismo. Se manifiestan con desviación vertical del ojo afecto, con hipertropia en aducción y sobretodo  en supra-aducción en la hiperfunción del oblicuo inferior,  mientras que en la hiperfunción del oblicuo superior hay una hipotrofia en aducción mayor  en infra-aducción.


          Reflejo - sincinesia de acomodación convergencia. Al mirar a un objeto cercano se produce por una parte  contracción del músculo ciliar para enfocar el objeto en la retina,  y por otra, un movimiento de convergencia ocular para situar el objeto en ambas fóveas. La magnitud de este movimiento de convergencia  se corresponde con la magnitud de la acomodación. Así un exceso de esfuerzo acomodativo puede inducir un exceso de convergencia que si no es compensado por la divergencia fusional,  provocará una endotropia que llamaremos acomodativa. Los niños tienen gran capacidad de acomodación, pudiendo compensar hipermetropías importantes, pero a costa  en ocasiones de producir una endotropia.