Blog

Fecha publicación: 24-06-2013
Autor: Adrian Garcia Ron

1374

Emponderar en salud, es un proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan a su salud. Fomenta la formación y la obtención adecuada de información a cerca de su patología, genera sinergias entre el médico, el paciente y la familia /cuidador y mejora la independencia paciente/cuidador y la adherencia al tratamiento. El empoderamiento en salud puede ser individual o colectivo, a nivel individual, supone la capacidad para tomar decisiones y ejercer control sobre su vida personal.

En los últimos años ha surgido un nuevo enfoque de empoderar al paciente, menos paternalista y más efectivo, el Coaching de salud, que también busca y refuerza el automanejo del paciente.
El Coaching es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas.  La persona que realiza el proceso de Coaching se denomina “coach” y a la que lo recibe “coachee”.

Las herramientas principales del coaching son las preguntas y la escucha activa, a través de las cuales el “ Coach” busca el autoconocimiento del coachee y le ayuda a descubrir los que realmente busca y la forma forma de conseguirlo.

Cada vez es más frecuente su utilización como tratamiento asociado en diversas patologías médicas y por tanto también en el campo de la neurología y las neurociencias.
El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno del neurodesarrollo más frecuente más frecuente en la infancia y se caracteriza por englobar  un conjunto de alteraciones cognitivo-conductuales bien definidas que repercuten en la vida del niño a nivel social, familiar y académico. El tratamiento del mismo es principalmente farmacológico, sin embargo la realización de un tratamiento multimodal que combine tratamientos con fármacos psicoestimulantes o no psicoestimulantes con medidas psicopedagógicas, psicológicas, terapias cognitivo-conductuales y sociales se ha mostrado como el más eficaz. Por ello nos planteamos la posibilidad de valorar la posible eficacia de emponderar pacientes diagnosticados de TDAH y tratados farmacológicamente mediante Coaching. Para ello, realizamos varias sesiones gratuitas en grupo, con una Coach profesional entrenada previamente en la materia. Para valorar su eficacia, se utilizamos la escala DUNDEE de dificultades a lo largo del día (D-DTODS) y analizamos el impacto en la calidad de vida y autoestima de los niños y sus familias. Estas escalas se pasaron antes y después de cada sesión. Los resultados obtenidos fueron sorprendentes, con una mejoría importante, tanto en la calidad de vida de los pacientes, como en las repercusiones académicas, sociales y familiares de la mayoría de los niños y padres que realizaron las sesiones.

El objetivo de este post, se debe a la polémica que suscitó, quizá por desconocimiento, la reciente presentación de este estudio en un congreso y cuyos resultados definitivos y concretos esperamos poder publicar próximamente.
Nuestro grupo de trabajo, no es el único que ha utilizado este método en el tratamiento del TDAH con buenos resultados. Por ello consideraos que el Coaching debe ser un tratamiento alternativo a tener en cuenta en estos pacientes y proponemos la realización de estudios prospectivos, randomizados y controlados, para aclarar los beneficios del mismo.

 

BIBLIOGRAFÍA
Prevant F, Yelland S. An Empirical Evaluation of ADHD Coaching in College Students. J Atten Disord. 2013 Mar 18. [Epub ahead of print].
Tamm L, Nakonezny PA, Hughes CW. An Open Trial of a Metacognitive Executive Function Training for Young Children With ADHD. J Atten Disord. 2012 May 29. [Epub ahead of print].
Murphy K, Ratey N, Maynard S, Sussman S, Wright SD. Coaching for ADHD. J Atten Disord. 2010 Mar;13(5):546-52. doi: 10.1177/1087054709344186. Epub 2009 Aug 25.
Zwi M, Jones H, Thorgaard C, York A, Dennis JA. Parent training interventions for Attention Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD) in children aged 5 to 18 years. Cochrane Database Syst Rev. 2011 Dec 7;(12):CD003018. doi: 10.1002/14651858.CD003018.pub3.

Imagen tomada de: http://www.freedigitalphotos.net/